herencia 


Sara Herrera Peralta

agosto 24, 2016 at 08:31 Deja un comentario

espero la noche para soñarte, revolución

 

” Yo espero la noche para soñarte, revolución.

En cada espacio de sombra más allá de los ojos, en la que éstos se extienden a no dormir, tu sueño reaparece.

Y esta sombra proyecta la cámara refringente a un abismo mayor en el que los sentidos apresados se despojan de sus relieves diseminándolo, tanteando así un reposo al planeo de tu persecución. Y la pesadilla de lo que fuera un sueño apunta con su discóbolo de Mirón y da de lleno en mi traza.

Y una avalancha de ceniza se cierne sobre ella.

¿Cómo empezar este libro?

Siente un remolino dentro, fuera, alrededor de su cuerpo, en todo cuanto mira y oye y respira. En Creta y en otras islas cercanas hay remolinos como éste tallados en las piedras. Al parecer, allí tenían un significado místico.

Ella -que ha sido tantas personas a la vez- se halla de repente convertida en la más pasiva y ajena bola de contradicciones conteniendo la tesis y la antítesis. A veces es una roca, a veces una dínamo. Loca y cuerda. Salta de esto a lo contrario, o a lo que no se asemeja ni a lo uno ni a lo otro, frente a la perspectiva de ese desmantelamiento de recuerdos. Resbalando por la cascada de tan antiguas sensaciones aparece como una espiga de trigo ante la hidra de cien cabezas. O uno de esos monstruos con millones de ojos. Encogida en la cama (se diría una semicorchea colgada entre esas horas trágicas de las dos a las cinco de la tarde), alicaída, sola, implacable también con su boca de Voltaire de dama socarrona, acechando los cuatro humores concentrados con agua de avispas viejas dejadas al sereno… Su propósito agazapado le hace creerse una de esas cajitas dementes que siempre contienen otra y otra ad infinitum. ”

Nivaria Tejera

agosto 16, 2016 at 21:44 Deja un comentario

un silbido para el más allá 

 Habíamos estudiado un silbido 

para el más allá, una señal de reconocimiento. 

Lo ensayo con la esperanza 

de que todos estemos muertos sin saberlo. 

Bajé, dándote el brazo, por lo menos un millón de escaleras, 

y ahora que no estás hay un vacío en cada escalón. 

Así y todo fue breve nuestro largo viaje. 

El mío dura todavía. Ya no necesito 

hacer combinaciones, reservas, 

someterme a las trampas, a las humillaciones de quien cree 

que la realidad es eso que se ve. 

Bajé millones de escaleras dándote el brazo 

no porque creyese que cuatro ojos pueden ver más. 

Contigo las bajé porque sabía que de las nuestras 

las únicas pupilas reales, pese a que estaban tan obnubiladas, 

eran las tuyas. 
Eugenio Montale

julio 26, 2016 at 19:09 Deja un comentario

bajo el sol implacable como el destino

ventanuco

Los hombres de letras salieron a la plaza pública, cantaron también, cada uno con su letra. Y en diferentes lenguas es la misma canción. Mil voces y una sola voz, un abrazo y mil abrazos unieron al mundo letrado y al pueblo analfabeto. Una mujer castellana toda de negro, desde el pañuelo de la cabeza hasta los zapatos (porque se había puesto zapatos como los días de fiesta) estaba abrazada a una escritora inglesa y le contaba al oído dulcemente su pena. El marido fusilado, los hermanos muertos en la guerra. Detrás de la mujer enlutada un niño se escondía en sus faldas. La escritora inglesa, sin conocer el castellano, la comprendía y la consolaba, la estrechaba cada vez más en su abrazo. Acabaron las dos mujeres paseándose abrazadas, en silencio, llorando sin lágrimas bajo el sol implacable como el destino.

Corpus Barga

julio 25, 2016 at 13:25 Deja un comentario

sin caridad de sonido

IMG_1440_Snapseed

Yo era un ave

de blanco suave vientre,

alguien corto mi garganta

para luego reír,

no sé

Era un gran albatros

y revoloteaba sobre el mar.

Alguien detuvo mi viaje

sin caridad ninguna de sonido.

Y aún tendida sobre la tierra

canto ahora para ti

mis canciones de amor.

 

 

Alda Merini

julio 24, 2016 at 13:48 Deja un comentario

trovarsi

img_4359

¿Por qué ficción? No, todo es vida en nosotros. Vida que es revelada a nosotros mismos. Vida que ha encontrado su expresión. Ya no se finge más, cuando nos hemos apropiado de esta expresión hasta convertirla en la fiebre de nuestro pulso, en lágrimas de nuestros ojos, o en risa de nuestra boca. Comparen las muchas vidas que puede vivir una actriz, con la que cada cual vive cotidianamente: de una estupidez, a menudo, deprimente…. No lo advertimos, pero todos, cada día, sofocamos el florecer de quién sabe cuántos germenes de vida, posibilidades que están dentro de nosotros, obligados como estamos a continuas renuncias, mentiras, hipocresías…¡Evadirnos, transfigurarnos, convertirnos en otros!
(…)
Ahora bien, el ejecutar una acción, nunca es el espíritu todo quien la ejecuta, toda la vida que está en nosotros, sino aquel que somos únicamente en ese momento. Y, sin embargo, hete aquí que aquel acto momentáneo nos aprisiona, nos demora allí, con obligaciones, responsabilidades, de ese modo determinado y no de otro. Y de tantas semillas que podrían engendrar una selva, una sola semilla cae ahí; el árbol nace ahí, nunca podrá moverse de ahí… Todo ahí, para siempre… Este horror, justamente, yo lo estoy viviendo con los ojos bien abiertos, cada noche, frente a un espejo, cuando terminada la función me encierro en el camarín a quitarme el maquillaje.

Luigi Pirandello

julio 21, 2016 at 21:38 Deja un comentario

hay sombras por donde mires

escalas

II  

Cuando muere lo más puro

Cualquier gozo se invalida

Queda el pecho como un hueco,

Y hay sombras por donde mires.

 Michel Houellebecq

julio 11, 2016 at 12:37 Deja un comentario

Entradas antiguas


vistas

  • 266,145

para pensar…

lux oculórum laetíficat ánimam
«La luz de los ojos es la alegría del alma».
___
imperare sibi máximum impérium est
«Gobernarse a sí mismo es el gobierno más difícil». Séneca
___
"el valiente vive hasta que el cobarde quiere"
___
"Hasta los necios cuando callan parecen sabios"
___
nam cítius flammam mortales ore tenebunt, quam secreta tegant.
«Es más fácil que los mortales guarden fuego en sus bocas que un secreto».
___
La fe es la pasión por lo posible y la esperanza es el acompañante inseparable de la fe. (Kierkegaard)
___
El arte de dirigir consiste en saber cuando hay que abandonar la batuta para no molestar a la orquesta (Herbert Von Karajan).

agosto 2016
L M X J V S D
« Jul    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

cc

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Feeds

Almibar Imposible on Twitter Counter.com

Páginas


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 63 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: