cada cual, con su quimera

junio 27, 2009 at 17:21 Deja un comentario

 

 mil besos R Afanador

 Bajo un amplio cielo gris, en una vasta llanura polvorienta, sin sendas, ni césped, sin

un cardo, sin una ortiga, tropecé con muchos hombres que caminaban encorvados.

Llevaba cada cual, a cuestas, una quimera enorme, tan pesada como un saco de harina

o de carbón, o la mochila de un soldado de infantería romana.

Pero el monstruoso animal no era un peso inerte; envolvía y oprimía, por el contrario,

al hombre, con sus músculos elásticos y poderosos; prendíase con sus dos vastas garras al

pecho de su montura, y su cabeza fabulosa dominaba la frente del hombre, como uno de

aquellos cascos horribles con que los guerreros antiguos pretendían aumentar el terror de

sus enemigos.

Interrogué a uno de aquellos hombres preguntándole adónde iban de aquel modo. Me

contestó que ni él ni los demás lo sabían; pero que, sin duda, iban a alguna parte, ya que

les impulsaba una necesidad invencible de andar.

Observación curiosa: ninguno de aquellos viajeros parecía irritado contra el furioso

animal, colgado de su cuello y pegado a su espalda; hubiérase dicho que lo consideraban

como parte de sí mismos. Tantos rostros fatigados y serios, ninguna desesperación

mostraban; bajo la capa esplenética del cielo, hundidos los pies en el polvo de un suelo

tan desolado como el cielo mismo, caminaban con la faz resignada de los condenados a

esperar siempre. 

Y el cortejo pasó junto a mí, y se hundió en la atmósfera del horizonte, por el lugar

donde la superficie redondeada del planeta se esquiva a la curiosidad del mirar humano.

Me obstiné unos instantes en querer penetrar el misterio; mas pronto la irresistible

indiferencia se dejó caer sobre mí, y me quedó más profundamente agobiado que los otros

con sus abrumadoras quimeras.

Charles Baudelaire

Anuncios

Entry filed under: cosas.

la reina de africa la medida de mi tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


vistas

  • 268,621

para pensar…

lux oculórum laetíficat ánimam
«La luz de los ojos es la alegría del alma».
___
imperare sibi máximum impérium est
«Gobernarse a sí mismo es el gobierno más difícil». Séneca
___
"el valiente vive hasta que el cobarde quiere"
___
"Hasta los necios cuando callan parecen sabios"
___
nam cítius flammam mortales ore tenebunt, quam secreta tegant.
«Es más fácil que los mortales guarden fuego en sus bocas que un secreto».
___
La fe es la pasión por lo posible y la esperanza es el acompañante inseparable de la fe. (Kierkegaard)
___
El arte de dirigir consiste en saber cuando hay que abandonar la batuta para no molestar a la orquesta (Herbert Von Karajan).

junio 2009
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Archivos

cc

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Feeds

Almibar Imposible on Twitter Counter.com

Páginas


A %d blogueros les gusta esto: